Ajedrez Bariloche


Ir al Contenido

El Match del Siglo

Archivos > Varios > Bobby Fischer

El match despertó una espectación como jamás conoció el mundo del ajedrez, muy superior incluso al famoso encuentro de 1927 en Buenos Aires entre Alekhine y Capablanca, donde el cubano, contra todo pronóstico, resultó derrotado. En aquella ocasión numerosos críticos afirmaron que Alekhine no conseguiría ganar ni un juego, basándose no sólo en la gran calidad de Capablanca, sino también en que el ruso-francés jamás le había derrotado.

En la presente, sin embargo, las opiniones estaban divididas, y si bien la mayor parte de los Grandes Maestros veían como vencedor a Fischer, otros muchos confiaban en Spassky, un hombre, decían, que jamás se amilana ante las derrotas, que nunca fue vencido por Fischer y que cuando se encuentra en desventaja se vuelve mucho más peligroso.

A Fischer no le preocupaba demasiado el "score" desfavorable con su próximo rival, y cuando en alguna ocasión le hicieron observar que jamás había derrotado a Spassky, se limitaba a contestar:

-Tampoco lo había logrado Alekhine y se proclamó Campeón Mundial.
-¿No respeta usted al actual Campeón Mundial?
-¡Vaya Campeón!, yo no jugué las eliminatorias.

Por otra parte, entre noviembre y diciembre de 1971, Spassky jugó su último torneo en Moscú, antes de comenzar la preparación para el match y su actuación resultó muy mediocre, clasificándose en séptimo lugar, tras Karpov, la nueva estrella rusa que resultó vencedor, Stein, Smyslov, Tukmakov, Petrosian y Tal, hasta dieciocho jugadores.

La actuación de Spassky fue más que discreta para un Campeón Mundial, pues sólo venció en cuatro partidas, resultó derrotado en dos, Petrosian y Korchnoi, y entabló el resto de los juegos.

Al conocer las partidas, Fischer afirmó:

-Ha jugado endiabladamente mal, a mí no me ganará ni un juego.


Mientras ambos contendientes velaban las armas, una gran batalla se estaba desarrollando para organizar el encuentro, y numerosas ciudades se disputaban el honor ofreciendo cantidades fabulosas y nunca conocidas en el ajedrez. Veamos las más importantes: Belgrado, 152.000 dólares; Argentina, 150.000; Islandia, 125.000; Sarajevo, 120.000; Bled, 100.000; Chicago, 100.000; Alemania, 92.000; Brasil, 80.000; Holanda, 80.000; Montreal, 75.000; Zagreb, 70.000; Suiza 60.000; Grecia, 52.000; Francia, 50.000, y el cinco por ciento de los ingresos; Colombia, 40.000.

De todas esas ofertas el 67,50% sería para el vencedor y el 32,50% para el vencido.

En primer lugar se eligió la mayor oferta, o sea Belgrado, pero la Federación Rusa alegó que deseaban un escenario más neutral, ya que, en Yugoslavia, Bobby cuenta con grandes simpatías. Por su parte Spassky prefería Islandia, que tiene un clima similar al de su ciudad, Leningrado. Entonces comenzó un interminable diálogo entre la FIDE y los representantes de ambos jugadores, en el curso del cual se descartó Buenos Aires, por haberse disputado allí la semifinal del mismo campeonato entre Fischer y Petrosian, donde se dio la siguiente discucion entre Fischer y Petrosian siendo Svetozar Glicoric el que traducia:


Svetozar Glicoric (a Bobby Fischer): ¿Dónde querrías jugar el match?

Bobby Fischer: En la Argentina ofrecen el premio más grande al vencedor y además esta nación está muy próxima a los Estados Unidos, donde yo vivo.

Svetozar Glicoric (a Bobby Fischer): ¿No consideras que tu match pueda celebrarse en Europa?

Bobby Fischer: Estoy seguro de que los rusos rechazan Argentina y piensan que les es igual jugar en Yugoslavia o en Grecia. Para ellos lo principal es quedarse en Europa. En el hemisferio occidental generalmente han conseguido resultados poco importantes. Recuerdo que el match en USA con nosotros en 1954 para ellos fue también muy difícil y cuando los americanos fueron a la Unión Soviética perdieron rápidamente. Los rusos se acuerdan de esta circunstancia y por eso quieren luchar en un sitio determinado.

Tigran Petrosian: Digamos que yo no voy a Buenos Aires. ¿Por qué debo partir a su encuentro, a su hemisferio? Él es una persona joven, ya ha jugado dos matches en América. Debemos encontrarnos en alguna parte en medio del camino.

Svetozar Glicoric: Bobby Fischer dice que en la Argentina la oferta financiera es mejor.

Tigran Petrosian: Comprendo, yo tampoco estoy en contra de las buenas ofertas, pero hay otras cosas.

Svetozar Glicoric (a Bobby Fischer): ¿Digamos, Bobby, que pudiera ser en cualquier otro lugar?

Bobby Fischer: Buenos Aires es el mejor. Es una bella ciudad y hay excelentes filetes.

Tigran Petrosian: Para mí lo principal es el clima, las condiciones en general y no el dinero.

Bobby Fischer: Para usted el dinero no es importante porque su estado le ayuda.

Tigran Petrosian: Bobby Fischer tiene su estado, que le ayuda. Yo no soy una persona tan joven y para mí es importante dónde jugar, no sólo por razones materiales.

Bobby Fischer: A favor de Argentina habla su mayor oferta y experiencia. Creo que la FIDE se manifestará a favor de Argentina.

Cuando hablábamos, Svetozar Glicoric me tradujo esta frase breve de uno a otro: «Bobby Fischer dice que la FIDE decidirá muy pronto jugar en Argentina». La frase es más que categórica, aunque en los apuntes suene de una manera bastante evidente.

Tigran Petrosian: (algo indignado) La FIDE no tiene ningún derecho a obligarme. Si intenta hacerlo, Bobby Fischer jugará con cualquier otro pero no conmigo.

Página de inicio | Info | Torneos 2010 | Anuario 2009 | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal